Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 25, 2014

DEUTERONOMIO PARTE II/ EL SEGUNDO DISCURSO DE MOISÉS/ CAPÍTULO 8

Que no se te ocurra pensar: "He alcanzado esta prosperidad gracias a mi esfuerzo y mis propios medios." Recuerda que ha sido el Señor tu Dios quien te ha dado fuerzas para obtener esa prosperidad. (Deuteronomio 8:17)
Me da la impresión que Dios no hace ninguna advertencia que no sea posible que se cumpla, es decir, si nos prepara es porque la posibilidad es cierta, es real, existe.
Hay una tensión con la que siempre tendremos que vivir, Dios provee y, al mismo tiempo, nosotros lo conseguimos. El Señor es la fuente de todo lo que tenemos pero nosotros lo hemos obtenido como resultado de nuestro trabajo. Esa tensión siempre estará presente a lo largo de nuestra vida y tendremos que aprender a vivir con ella y a entender que ambas realidades son ciertas, no es lo uno ni lo otro, sino dos caras de la misma moneda, dos perspectivas de la misma montaña. 
No podemos negar que cada día nos levantamos para ir a nuestros trabajos que nos producen más o menos rendimiento en función de muc…