Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 19, 2011

SALMO 140. MI PEOR ENEMIGO

Líbrame, Señor, del hombre malvado,
cuídame de los hombres violentos,
que planean trampas en su corazón,
a diario provocan discordias.
Afilan la lengua como serpientes,
con veneno de víboras tras los labios...

Yo digo: oh Señor, tú eres mi Dios,
escucha, Señor, mis gritos de socorro.


Este salmo, como indican los comentaristas bíblicos, es un poema de auxilio y ayuda contra el enemigo y el perseguidor. El poeta pide al Señor que le libre de sus enemigos, de aquellos que le quieren mal, que le buscan la perdición.

Al leerlo me he dado cuenta que nunca he leído estos salmos pensando en que yo soy mi peor enemigo. De hecho, estos poemas pueden leerse desde la óptica de aquel que clama a Dios que lo libre de uno mismo. Porque en realidad, con demasiada frecuencia, nosotros somos para nosotros mismos nuestro peor y más duro enemigo.

No es extraño que focalicemos nuestros problemas en los demás. Pedimos a Dios que nos proteja y guarde de los otros. En ocasiones, es cierto, los otros nos dañan y buscan…