Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 20, 2010

SALMO 88. ABANDONADO

¿Por qué, Señor, me rechazas
y me ocultas tu rostro?


El salmo de un moribundo, lleno de tristeza y desesperanza. Un salmo lleno de preguntas a las que no se les da ninguna respuesta. Desde el comienzo hasta el final es una constante expresión de dolor, sufrimiento, sentimiento de abandono por parte de Dios y, a diferencia de otros salmos que comparten este mismo sentir, no hay ni una sola expresión de esperanza, de recuerdo de la intervención pasada del Señor, de seguridad de su manifestación futura.

Creo que es así porque refleja esos momentos de la vida en que todo parece oscuro y, por más que uno se esfuerce y trate de ser positivo, no hay luz a la vista, esperanza en el horizonte ni sentimiento de la presencia del Señor. Hay momentos en que uno se siente abandonado y rechazado por Dios y eso es lo único que puede expresar porque es lo único que uno siente. El mismo Jesús, en el momento de su agonía en el Calvario tuvo ese mismo sentimiento de abandono por parte del Señor.

La enseñanz…