Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 5, 2010

SALMO 74. NO OLVIDEMOS A LOS NECESITADOS

No olvides para siempre la vida de los pobres.
Fíjate en la alianza:
que los encondrijos del país
están repletos de focos de violencia.
¡No quede defraudado el oprimido,
que el humilde y el pobre alaben tu nombre!
¡Levántate, oh Dios, defiende tu causa!
recuerda las continuas ofensas del insensato.
No olvides el griterío de tus adversarios,
el creciente vocerío de tus agresores.


Afirman los estudiosos de las Escrituras que este salmo fue compuesto con motivo de la destrucción del templo de Jerusalén. Incluso una rápida lectura lo pone de manifiesto. El poema se estructura en tres grandes partes.

La primera, es un lamento por el templo destruido. El santuario del Señor ha sido hollado por sus enemigos y lo que parecía inviolable se ha convertido en plena ruina.

La segunda, es un canto de reconocimiento al Señor, Dios creador y su intervención y dominio sobre la naturaleza.

La tercera, y última parte, entona una súplica volviendo a reclamar la intervención del Señor y pidiéndole que tenga compasión,…