Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 17, 2017

SALMO 88/ EN LA ENFERMEDAD

Señor, ¿Por qué me rechazas y ocultas mi rostro? Débil, agonizante desde mi juventud, aguanto tus horrores y estoy desconcertado. Tu ira ha pasado sobre mí, tus terrores me han destruido. Como agua me rodean todo el día y me cercan todos juntos. Alejaste de mí al amigo, al compañero, ¡Las tinieblas me hacen compañía! (Salmo 88: 15-19)

Este salmo es también de los hijos de Coré y la introducción al mismo ya indica claramente que es un poema para la enfermedad. La lectura nos indica con toda claridad que es la oración de un enfermo y, además, sorprendido por el dolor que está experimentando y que atribuye al abandono de Dios. El salmo refleja muy bien la falsa creencia, tan a menudo reflejada en las páginas del Antiguo Testamento, de que al justo todo le va bien y progresa de bendición en bendición. Consecuentemente, lo contrario también debería ser cierto, a los malos todo les va mal y su vida es un desastre. El libro de Job ya nos enseña que las cosas no son tan simples y la experienci…