Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 5, 2011

SALMO 119. H. EXAMINAR

He resuelto, Señor, que mi herencia
sea observar tus palabras.
Busco denodadamente tu rostro,
apiádate de mí según tu promesa.
He examinado mi proceder,
para retornar a tus preceptos.
Me doy prisa, no difiero
la observancia de tus mandatos.
Los lazos de los malvados me envolvían,
pero no olvidé tu ley.
A media noche
me levanto para darte gracias
por tus justos mandamientos.
Soy amigo de quienes te respetan.
de los que guardan tus decretos.
Señor, de tu amor está llena la tierra:
enséñame tus normas.


La palabra examinar ha centrado mi atención. En la vida es necesario pararse y proceder a un examen, ver qué estoy haciendo, valorar si estoy marchando en la dirección correcta. El examen me concede una información valiosa, aunque en ocasiones dolorosa, que me permite hacer las rectificaciones necesarias.

Al leer este salmo me he sentido desafiado y motivado a darle más importancia al examen, la reflexión y la evaluación en mi vida, a hacer de ello un hábito cotidiano que me permita asegurarme que estoy en …