Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre 21, 2009

UN ABISMO

No es tan corta la mano del Señor que no pueda salvar; tampoco su oído es tan duro que no pueda oír; son vuestros pecados los que crean un abismo entre vosotros y vuestro Dios; son vuestros delitos los que hacen que oculte su rostro y no os oiga, por no veros ni oíros. (Isaías 59:1 y 2)

Dios sigue teniendo interés en la vida de cada ser humano, incluída, naturalmente, la mía propia. Son nuestras actitudes las que nos alejan de Él, las que crean esos abismos de separación que nos impiden acercarnos a Él.