Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 5, 2011

SALMO 127. ÉL Y YO

Si el Señor no construye la casa,
en vano trabajan los albañiles;
si el Señor no cuida la ciudad,
en vano vigila la guardia.
Es inútil que os levantéis temprano,
y retraséis el descanso
los que coméis el pan de los ídolos,
el Dios fiel da el éxito a su amigo.


La lectura de este salmo y, especialmente, los versículos que he reproducido, me ha hecho pensar en cómo en los procesos hay una parte que le corresponde a Dios y otra que es mi responsabilidad.

De alguna manera es como si ambos trabajáramos en equipo haciendo y llevando a cabo partes diferentes del mismo proceso.

Me doy cuenta, pues, que los problemas acostumbran a surgir cuando yo quiero llevar a cabo la parte de Dios o espero, por el contrario, que Él lleve a cabo aquella que me corresponde a mí. Entonces, se producen las tensiones, las decepciones, las frustraciones y las expectativas no satisfechas.

Mientras lo leía lo aplicaba a aquellos amigos míos que deseo que conozcan a Dios y puedan ser seguidores de Jesús. Pensaba que mi respons…