Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 11, 2016

EL SERMÓN DEL MONTE 44/ OJOS/ MATEO 6

Los ojos son lámparas para el cuerpo. Si tus ojos están sanos, todo en ti será luz; pero si tus ojos están enfermos, todo en ti será oscuridad. Y si lo que en ti debería ser luz, no es más que oscuridad, ¡qué negra será tu propia oscuridad! (Mateo 6:22-23)

¿Puede la luz entrar a través de las ventanas e iluminar el interior de la habitación? ¿Impide la suciedad de los vidrios que la luz pueda pasar con toda su fuerza y esplendor y hacer retroceder la oscuridad? o, por el contrario, ¿Mengua la calidad e intensidad de la luz y mantiene la habitación en penumbra? La calidad de los vidrios y la orientación de la ventana determinará el acceso de la luz al interior. Jesús juega con esta metáfora al comparar los ojos con una ventana y la luz con la pureza y la revelación. Hemos de tener ojos que permitan que la luz de Dios entre en nuestras vidas y, consecuentemente, haga retroceder la oscuridad, que en la Biblia representa el mal, el pecado, la inmoralidad y todo aquello que se opone y lucha…