Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 27, 2011

SALMO 147. SANIDAD PARA EL CORAZÓN

Él sana los corazones destrozados,
y venda sus heridas.


¡Qué gran promesa para todos los que sufren dolor emocional o espiritual! El Señor puede sanar y traer alivio a esas heridas y dolencias tan profundas que nadie más puede alcanzar, heridas demasiado íntimas para que otro ser humano pueda llegar y dar un toque de alivio.

Pero la sanidad emocional y espiritual no necesariamente es inmediata sino que, a menudo, implica un proceso. Sara, mi esposa, ha estado recuperándose de una larga enfermedad. El proceso, que todavía continúa lleva más de un año en marcha y todavía hay varios meses por delante hasta que la sanación sea total, completa y definitiva. No hay ninguna razón para pensar que la sanidad de las heridas del corazón ha de ser diferente.

Hay que ir una y otra vez al Señor con el corazón herido, permitir que Él lo examine, experimentar su amor, aceptación, comprensión, consuelo, su empatía, su capacidad para comprendernos y acompañarnos y permitir que poco a poco vaya tratando con…