Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 29, 2010

SALMO 96. HABLA DE DIOS

Contad a los gentiles su gloria,
sus maravillas a todos los pueblos.
Porque el Señor es grande
y muy digno de alabanza;
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son nada.
Mas el Señor hizo los cielos.


Este poema es una invitación tanto a creyentes como a no creyentes para que reconozcan a Dios y le tributen el honor y la gloria que merece. A fin de que esto sea posible, no a modo de justificación, el salmista va desgranando una serie de razones por las cuales deberíamos hacerlo o que nos pueden inspirar a llevarlo a cabo. El salmo termina con un estallido de júbilo por parte de toda la creación por el hecho de que ¡Al fin! el Señor que reina, gobernará toda la tierra con justicia.

Por tanto, el creyente recibe de parte de la Palabra del Señor esa invitación a sumarse al reconocimiento a Dios, pero recibe una más específica que únicamente un seguidor de Jesús puede hacer, a saber, y tal como se refleja en los versículos que se han escrito en esta entrada, contar a los …