Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 7, 2017

AL PASO

Cerca ya de la entrada del pueblo, una nutrida comitiva fúnebre del mismo pueblo llevaba a enterrar al hijo único de una madre que era viuda.El Señor, al verla, se sintió profundamente conmovido y le dijo: — No llores. Y acercándose, tocó el féretro, y los que lo llevaban se detuvieron. Entonces Jesús exclamó: — ¡Muchacho, te ordeno que te levantes! El muerto se levantó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. (Lucas 7: 12-15)
Esta situación fue totalmente fortuita. Jesús no esperaba encontrarse con aquel cortejo fúnebre que llevaba al entierro al hijo único de una mujer viuda. Sin embargo, Jesús no fue indiferente a la situación y a la necesidad de aquella persona. Podía haber continuado con su camino y ocupaciones. Estoy seguro que no era ni la primera ni la última vez que se encontraría con personas que habían fallecido. No tenemos constancia de que todo muerto que le saliera el paso fuera sanado. Pero este si. El Señor se sintió profundamente conmovido por la necesidad…