Ir al contenido principal

JETRÓ/ RETROALIMENTACIÓN/ ÉXODO 18



Moisés atendió el consejo de su suegro, y lo llevó a la práctica. (Éxodo 18:24)


Una de las funciones de Moisés como líder de Israel era la judicial. Debía impartir justicia y dirimir las querellas entre el pueblo. El problema era que todo, tanto lo de menor importancia como lo más serio, acababa en sus manos. Esto producía una saturación tanto para Moisés como para el pueblo. Para aquel porque estaba sobrepasado de trabajo; para este último porque las esperas interminables a la que se veía sometido para que los casos fueran resueltos. Moisés había puesto en pie un sistema que estaba al límite de su capacidad y que le sometía, tanto a él como al pueblo, a una gran tensión; pero era lo que había y él simplemente respondía ante los desafíos que la realidad le presentaba. 

Moisés tenía puntos ciegos en su manejo de la realidad. Es decir, había aspectos de la misma que podían ser evidentes para otros que miraban y observaban desde fuera pero no lo eran para él inmerso como estaba en la situación. Puede ayudar a entenderlo pensar en los espejos retrovisores de los vehículos. Todos tienen un punto ciego cuando miramos por ellos. Hay un ángulo en que no podemos ver con claridad; otros vehículos pueden estar ahí y, sin embargo, no ser visibles desde nuestra posición; eso puede, y de hecho causa, muchos accidentes. Jetró, el suegro de Moisés, observó la situación desde fuera y fue consciente de lo que su yerno no podía ver, el colapso hacia el que el sistema, el pueblo y el propio Moisés se encaminaban. Jetró le dio retroalimentación a Moisés; le ayudó a ampliar su perspectiva de la realidad y cómo poder mejorar el sistema. Le permitió ver y entender aquello que, sin su ayuda, Moisés tal vez nunca habría podido percibir. La solución consistía en delegar la responsabilidad que se concentraba en Moisés entre más personas; aligerar su carga e implantar un sistema judicial más ágil y dinámico. Moisés, que era un hombre humilde, entendió y atendió al consejo dado por Jetró y cambió el sistema produciendo una mejora para el pueblo y él mismo. 

Todos nosotros tenemos puntos ciegos en nuestras vidas; áreas de la realidad que no percibimos pero que otros si lo hacen. Eso plantea un doble reto. Primero, tener en nuestro entorno personas que puedan darnos retroalimentación para poder ampliar esas perspectivas que se nos escapan; es la única manera de eliminar o disminuir nuestros puntos ciegos. Hablo de personas que nos aman, buscan nuestro bien y, consecuentemente, están dispuestas a señalarnos nuestros puntos de ceguera para que podamos ser conscientes y, si queremos, cambiarlos; fundamentalmente porque los puntos ciegos acostumbran, de una u otra manera, a dañarnos. El segundo reto, y no menos importante, es tener la capacidad y la humildad de aceptar la retroalimentación. Siempre me han enseñado que ésta es un regalo que el otro nos hace, incluso cuando no nos gusta lo que se nos dice. Entender y aceptar la retroalimentación nos ayuda a crecer, a mejorar, a madurar y cambiar cosas de nuestra vida que de otro modo sería totalmente imposible. En definitiva, a superar nuestros puntos ciegos.


¿Quiénes ejercen en tu vida el papel de Jetró? ¿Cómo aceptas la retroalimentación? ¿Qué debes hacer al respecto?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…