Ir al contenido principal

ABRÁN/ CONFIAR/ GÉNESIS 15



Pero el Señor le respondió: ¡No! ese hombre no será tu heredero; el heredero será tu propio hijo. Luego lo llevó afuera y continuó diciéndole: Echa un vistazo al cielo y cuenta las estrellas, si es que puedes contarlas. ¡Así será tu descendencia! Abrán creyó a Dios, y el Señor le concedió su amistad. (Génesis 15:3-6)


Abrán está en un viaje de fe. Ha dejado la seguridad de Ur y se ha convertido en un nómada que carece de la estabilidad que, en aquellos tiempos, proporcionaba el estar ligado a la tierra. Incluso ha estado dispuesto a ceder a su sobrino la parte de la tierra económicamente más rentable para salvaguardar las relaciones familiares. El Señor le prometió que la tierra que pisaba le sería dada s sus descendientes, sin embargo, el tiempo va pasando y el patriarca ni siquiera tiene un hijo que garantice la continuidad de su clan, mentalmente ya se le ha pasado por la cabeza la posibilidad de que su heredero sea su mayordomo, un sirio originario de Damasco.

Es en este contexto que vuelve a tener una revelación del Señor quien nuevamente le confirma la promesa de que será su propia descendencia la que heredera la tierra. La respuesta de Abrán, según indica el texto, fue creerle al Señor, confiar en Él, esperar que se cumpliría aquello que afirmaba. Nada había cambiado, su edad era la que era, su mujer continuaba siendo estéril y también de edad avanzada, sin embargo, el patriarca confió en la palabra dada por Dios y, consecuentemente, el Señor, según lo expresa mi versión, le concedió su amistad (La Reina Valera lo traduce por: lo declaro justo)

El punto clave de Abrán, para mí, es la confianza en la palabra dada por el Señor y al mirarme en ese espejo pienso en las veces que mi confianza se ha debilitado porque me he fijado más en las circunstancias y menos en el carácter del Señor, y cuando miro a las primeras no es raro que mi ánimo decaiga. Reconozco que soy un ser tarado por el pecado. Reconozco esa tara en la debilidad de mi confianza en Dios a pesar de llevar tantos años caminando con Él. Reconozco esa tara cuando me doy cuenta que las experiencias del pasado, en las que la intervención del Señor ha sido evidente, se desvanecen, pierden intensidad y pareciera que no he aprendido nada respecto a su fidelidad y confiabilidad. Abrán me enseña no a negar la realidad o las circunstancias, en este texto él mismo las menciona con claridad, sino a mirar más allá de ellas, a mirar el carácter del Dios que ha empeñado su palabra conmigo.


¿Qué circunstancias estás viviendo que requieren que te centre en la promesa del Señor y no en ellas?




Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…