Ir al contenido principal

GÉNESIS ESTUDIO 15. LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO 4. RUPTURA EN LAS RELACIONES ENTRE LOS SERES HUMANOS 2

COSMOGONÍA XV

RUPTURA EN LAS RELACIONES ENTRE LOS SERES HUMANOS 2

GÉNESIS 3: 16

A la mujer le dijo:

—Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti.


Seguimos con la descripción de cómo el pecado fracturó las relaciones entre los seres humanos. Vimos como Adán y Eva se enfrentaron y culparon el uno al otro en vez de solidariamente aceptar responsabilidad por su acción. La interpretación de este versículo tiene muchas, pero que muchas implicaciones.


Diferentes versiones lo han traducido de formas distintas. La Biblia de Nuestro Pueblo lo expresa diciendo y él te dominará. La Biblia de las Américas y la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy han traducido este versículo del siguiente modo, y él tendrá dominio sobre ti. La Nueva Traducción Viviente opta por él gobernará sobre ti. Cuando nos acercamos a la interpretación hemos de tener, según mi modesta opinión, en cuenta dos factores. El primero, es el contexto de las consecuencias que el pecado ejerce sobre las relaciones interpersonales. El segundo, es el carácter de Dios.


Veamos el primero. Las relaciones antes de la rebelión contra la autoridad de Dios estaban caracterizadas por la igualdad, el amor y el respeto mutuo entre el hombre y la mujer. Los dos estaban hechos a la imagen del Señor y únicamente de forma conjunta -varón y varona- reflejaban con precisión esa imagen. La declaración de independencia del ser humano rompe esa armonía e introduce una ruptura en las relaciones que, como vemos aquí explicado por Dios y certificado por la historia y nuestra experiencia, pasan de la igualdad y armonía al dominio, la explotación, la sumisión y el enfrentamiento.


Vemos, pues, que unos seres humanos -en este caso los hombres- dominan a otros seres humanos -en este caso las mujeres- en función de la diferencia. Esto nos ayuda a entender porque tanto seres humanos someten, explotan, abusan y dominan a otros seres humanos por diferencias raciales, culturales, políticas, sociales, religiosas, sexuales y de cualquier otro tipo. Desde la rebelión, el ser humano abusa del ser humano.


Ahora bien, es importante notar que esto no es, en absoluto, lo decretado por Dios, esto es lo que el pecado, nuestra declaración de independencia con respecto al Señor, ha introducido en el mundo y, de manera específica, en las relaciones entre los seres humanos. Porque, en el principio no era así.


Veamos ahora el segundo factor. El resultado actual, unos seres humanos abusando de otros, no refleja el carácter de Dios. En este versículo 3:16, el Señor no está castigando a la mujer a estar sometida y maltratada por el hombre. Sería totalmente contrario al carácter del Señor que es amor, bondad y misericordia. Dios está poniendo de manifiesto la realidad de que el pecado ha alterado su creación -que como ya vimos afirmó que era muy buena- e introducido factores de distorsión en todos los ámbitos de la misma, la relación con Dios, del ser humano consigo mismo, con otros seres humanos y con la creación en su conjunto. Al afirmar el dominio del hombre sobre la mujer el Señor no castiga, simplemente clarifica las consecuencias imprevistas y, con total seguridad, indeseadas de la rebelión del ser humano. En el próximo capítulo, veremos un paso más en el proceso de degradación de esas relaciones, Caín, con alevosía y premeditación matará a su hermano Abel.


UN PRINCIPIO
EL PECADO HA INTRODUCIDO EL FACTOR ABUSIVO EN LAS RELACIONES INTERPERSONALES

UNA PREGUNTA
¿QUÉ RELACIONES ABUSIVAS ESTÁN PRESENTES EN TU VIDA?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…