Ir al contenido principal

JUAN 61. EL MINISTERIO PÚBLICO DE JESÚS 54


Juan 12:12-26

12 Mucha gente había ido a la ciudad de Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Al día siguiente, cuando algunos escucharon que Jesús iba a llegar a la ciudad,13 cortaron ramas de palmera y salieron a encontrarlo, gritando:

Sálvanos, oh Dios!

¡Bendito el que viene de parte de Dios!

¡Bendito sea el Rey de Israel!"

14 Jesús, por su parte se montó en un burrito que encontró en el camino. Así cumplió con lo que anunciaba la Biblia:

15 "¡No tengan miedo

habitantes de Jerusalén!

"¡Ya viene su Rey!

¡Viene montado en un burrito!"

16-19 Los que estuvieron presentes en Betania cuando Jesús resucitó a Lázaro habían contado en Jerusalén este milagro. Por eso la gente salió al encuentro de Jesús. Pero los fariseos se decían unos a otros: "Miren, ¡todos lo siguen! No vamos a poder hacer nada".

Al principio, los discípulos de Jesús no entendían lo que estaba pasando; pero después de que Jesús murió y resucitó, se acordaron de que todo lo que le habían hecho a Jesús ya estaba anunciado en la Biblia

20 Entre las personas que habían ido a Jerusalén para la fiesta de la Pascua, había unos griegos.21 Ellos fueron a un pueblo de Galilea para ver a Felipe, uno de los discípulos de Jesús, y le dijeron:

--Señor, queremos ver a Jesús.

Felipe, que era de Betsaida,22 fue a contárselo a Andrés, y los dos fueron a decírselo a Jesús.23 Él les dijo:

--Ha llegado el momento de que todos sepan de verdad quién es el Hijo del hombre.24 Ustedes saben que si un grano de trigo cae en la tierra y no muere, no produce nada. Pero si muere, da una cosecha abundante.25 Si ustedes consideran que su vida es más importante que obedecerme, no tendrán vida eterna. Pero si consideran que su vida en este mundo no es importante y me obedecen, entonces tendrán vida eterna.26 Si alguno de ustedes quiere servirme, tiene que obedecerme. Donde yo esté, ahí también estarán los que me sirven, y mi Padre los premiará.


En este pasaje se narran dos acontecimientos, la entrada de Jesús en Jerusalén en vísperas de la celebración de la fiesta de la Pascual y posteriormente, el de los unos griegos que desean conocer a Jesús. Precisamente, este último episodio da pie a unas declaraciones del Maestro que son todo un reto para mi vida.

Jesús juega con las paradojas, algo muy típico de su mensaje, es decir, los mensajes aparentemente contradictorios entre sí. Morir para vivir, perder para ganar. El usa su propia vida como desafío para la mía. El Maestro me dice que el muere para dar vida a muchos, del mismo modo que un grano a menos que muera en la tierra no produce ningún fruto. Siguiendo con las consecuencias lógicas del tema me indica que si trato de vivir centrado en mí mismo, mi vida carecerá de sentido, si vivo centrado en los demás es cuando alcanzará plenitud.

¡Vaya pues! Jesús me plantea un reto serio acerca de qué hacer con mi vida y me desafía a invertirla de tal modo que de fruto en la vida de otros, bendiga a otros, sea de provecho para otros y no me centre en mí, mis necesidades, mis anhelos, mis preocupaciones. La verdad es que quiero vivir de tal modo que al final del camino mi vida haya servido para bendecir y para que otros, sean muchos o pocos puedan haber vivido mejor.


Un principio

Si retienes pierdes, si das ganas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…