Ir al contenido principal

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: SIN TAPUJOS




Ninguna criatura se le oculta a Dios; todo está desnudo y descubierto a los ojos de aquel ante quien debemos rendir cuentas. (Hebreos 4:13)


Desde que Adán y Eva ocultaron su desnudez por medio de hojas higuera, los seres humanos hemos desarrollado con gran exquisitez y sofisticación el complejo arte de cubrir nuestra realidad con apariencias. Somos muy conscientes de que si esta saliera a relucir podría ser, en muchos aspectos, catastróficos para nosotros y para los demás. Por eso, como indicaba antes, hemos desarrollado todo tipo de estrategias para que ciertas cosas no sean evidentes; incluso llegamos a engañarnos a nosotros mismos y acabamos creyéndonos -a fuerza de repetición- nuestras propias mentiras.

Por eso este pasaje de Hebreos resulta tan curioso. Cuando el escritor habla de estar desnudo ante Dios utiliza la palabra griega que describía la práctica de deporte por parte de los atletas helenos. Es bien sabido que lo hacían totalmente desnudos y, consecuentemente, no había nada que ocultar, todo estaba visible a los ojos de los espectadores que estaban en el estadio y también de los otros competidores. 

La moraleja es clara. Nosotros podemos cubrir la realidad para que los otros no la perciban; incluso, como indicaba antes, intentando cubrirla de nuestros propios ojos. Podemos vestirla de manera sofisticada para que aquellos que otros vean lo que queremos; sin embargo, esto no pasará con el Señor. Ante Él no hay ni trampa ni cartón. Como los atletas griegos nos tendremos que presentar ante Dios sin poder ocultar absolutamente nada. Con la verdad desnuda. Ya que esto es lo que nos espera me parece que vale la pena comenzar a practicar. Empezar a desarrollar el hábito de presentarnos ante Dios y pedirle que eche un vistazo a nuestra realidad, que nos enseñe aquello que nos esforzamos por esconder, que nos ayude a reconocer, afrontar y cambiar las cosas que son necesarias. 


¿De qué manera práctica podrías desarrollar ese hábito? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…