Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 29, 2014

DEUTERONOMIO PARTE III/ EL CÓDIGO DEUTERONÓMICO/ CAPÍTULO 22

Si ves el buey o la oveja de tu hermano extraviados, no te desentiendas; ve a devolvérselos.2 Si resulta que el dueño no vive cerca o no sabes quién es, encierra el animal en tu corral y tenlo allí hasta que el dueño venga a reclamártelo; entonces se lo devolverás.3 Lo mismo harás si se trata de su asno, su manto o cualquier cosa que tu hermano haya perdido y que tú encuentres. No te hagas el desentendido.4 Si ves caídos en el camino el asno o el buey de tu hermano, no te hagas el desentendido; ayúdale a ponerlos en pie. (Deuteronomio 22:1-2)

Desentenderse no significa que no se tiene conciencia del problema, su gravedad o su extensión, quiere decir, más bien, que uno considera que no es su responsabilidad hacer nada al respecto. Mas que ignorar la realidad tiene que ver con eludir la responsabilidad que de la misma pueda derivarse.
Las leyes del Antiguo Testamento advertían acerca de desentenderse de la situación de los animales y hacían responsable a aquel que tenía noticia de la mism…