Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 3, 2010

ESCLAVOS

JUAN 8.31-59

Yo os aseguro -les contestó Jesús- que todo el que comete pecado es esclavo del pecado.

El pecado nos promete libertad y, sin embargo, nos esclaviza. Nos ofrece el poder ser libres de Dios, no tener que obedecerle, seguir su voluntad o vivir según sus principios. Todo esto sabe presentarlo de tal manera que nos resulte opresivo y una auténtica barrera para poder gozar de la auténtica libertad, de poder ser nosotros mismos, de poder hacer aquello que deseamos y vivir según nos place.

Así pues, haciendo uso de nuestra libertad nos separamos de Dios y nos echamos en las manos del pecado con su promesa de libertad, para darnos cuenta, al cabo de no mucho tiempo, que sus ofertas de total y absoluta libertad se han visto cambiadas por una opresión mucho mayor y mucho más severa de la que, en nuestra inocencia, pensábamos estar escapando.

Somos personas libres que voluntariamente nos hemos sometido a la autoridad, el control y el dominio del pecado sobre nuestras vidas. El problema …