Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 2, 2018

COMO UN ANCLA

Por eso garantizó su promesa mediante el juramento. De estas dos cosas que no pueden cambiarse y en las que Dios no puede mentir, recibimos un fuerte consuelo los que hemos buscado la protección de Dios y hemos confiado en la esperanza que Él nos ha dado. Esta esperanza mantiene firme y segura nuestra alma, igual que el ancla mantiene firme el barco. (Hebreos 6:17-19)

El ancla es un símbolo de la esperanza y de este modo lo usa el desconocido autor de la carta a los Hebreos. Las anclas tienen la capacidad de mantener estables buques de gran calado y peso en medio de tempestades y corrientes. Proporcionan seguridad; de ahí deriva el término: "estar anclado", que sería un equivalente de estar firme y seguro. Las promesas del Señor están ancladas en su carácter, en el hecho de que Él no miente y no puede negarse a sí mismo, consecuentemente, nos proporcionan seguridad y esperanza. Nuestro Dios, a diferencia de las deidades clásicas, no es caprichoso y voluble. No es impredecible…