Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 6, 2010

SALMO 21. GRACIAS

Le has concedido lo que desea su corazón,
no le has negado lo que pedían sus labios.

Es interesante la estructura de los salmos. Un narrador se dirige a Dios y habla acerca del protagonista del poema, en este caso el rey. El narrador divide el salmo en dos partes claramente marcadas. En la primera parte se celebran las bendiciones que el Señor ha concedido al monarca. En la segunda, se pide la derrota de los enemigos del rey. Finalmente, el salmo concluye con una declaración de confianza en Dios.

Realmente este salmo, como tantos otros, puedo usarlo para hacer algo que debería estar constantemente presente en mi vida, dar gracias a Dios por la multitud de sus bendiciones hacia mí, lo que incluye, naturalmente, a mi familia.

Necesito llevar a cabo el ejercicio de pararme y consciente e intencionalmente recordar todas las bendiciones que recibo del Señor y de las que puedo gozar. Necesito evitar el peligro de dar por sentado las cosas, de actuar como si fueran fruto de la casualidad, el aza…