Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 23, 2010

SALMO 34. RECORDAR Y ANIMAR

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca.
Yo me siento orgulloso del Señor:
que lo escuchen los humildes y se alegren.

Glorificad al Señor conmigo,
todos juntos alabemos su nombre.

Consulté al Señor y me respondió
librándome de todos mis temores.
Miradlo y quedaréis radiantes,
vuestros rostros no se sonrojarán.
Este pobre clamó y el Señor lo escuchó,
liberándolo de todas sus angustias.
El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.

El salmista hace memoria de la intervención de Dios en su vida y, de forma natural, prorrumpe en un canto de gratitud y alabanza al Señor por su cuidado, protección y trabajo en su experiencia vital, en su proyecto personal. A la vez, el recordartorio de cómo él fue ayudado, le sirve para animar a otros a descansar y confiar en que Dios está al tanto, entiende su situación y, a su tiempo, intervendrá y no los dejará desamparados.

Este salmo me motiva a hacer lo mismo. En primer lugar a recordar tantas y tantas veces en que el S…