Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 13, 2010

NO TE OLVIDES DE SUS FAVORES

Hoy he leído los salmos 103, 104 y 105. En el versículo 2 del 103 David dice:

Bendice, alma mía, al Señor,
no te olvides de sus favores.

Después, a lo largo de todo el salmo 105 repasa la intervención de Dios en la historia de su pueblo, desde el llamamiento de Abrahán hasta la conquista de la tierra prometida. Versículo a versículo va desgranando los favores de Dios.

Después de leer estos pasajes, mientras conducía, iba pensando en la intervención de Dios en mi historia y en la de mi familia. Trataba de trazar el rastro de cómo Dios ha intervenido y nos ha bendecido, quería de forma consciente no olvidar que ha estado allí presente y trabajando. Que lo sucedido no es fruto del azar, la casualidad y mi propio esfuerzo.