Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo 14, 2016

ESAÚ/ PERDÓN/ GÉNESIS 33

Pero Esaú corrió a su encuentro y, echándole los brazos al cuello, lo abrazó y echaron juntos a llorar. (Génesis 33:4)

Esaú tenía buenos y justificados motivos para sentir rencor, resentimiento y enojo contra su hermano. Habían pasado cerca de veinte años, pero las ofensas que le había causado Jacob y el modo que se había aprovechado de él podían estar latentes o muy vivas. Jacob era muy consciente de ello, las oraciones que elevó al Señor y las precauciones constantes que tomó así lo indican. No se fiaba y, para ser honestos, hacía bien en no hacerlo.
Sin embargo, el encuentro demuestra la nobleza de Esaú y su capacidad de perdonar. Aquel que había jurado que acabaría con la vida del usurpador, es decir, de Jacob quien había jugado con su vulnerabilidad y le había engañado ganándose arteramente la bendición de su padre, llegado el momento toma la iniciativa de comenzar a correr, echarse al cuello de su hermano y ponerse a llorar. Esaú había ejercido el perdón, había pasado por alto las…