Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 8, 2011

SALMO 130. SOLO HAY AMOR

¡Desde lo hondo a ti clamo, Señor!
Dueño mío, escucha mi voz.
Estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

Si recuerdas los delitos, Señor,
¿quién resistirá, Dueño mío?
Pero el perdón es cosa tuya,
para que seas respetado.

Yo espero en el Señor,
lo espero anhelante,
yo aguardo su palabra;
Mi vida aguarda a mi Dueño,
mas que el centinela la aurora.

¡Más que el centinela la aurora!
Aguarde Israel al Señor,
que en el Señor sólo hay amor
y su redención es generosa;
Él redimirá a Israel
de todos sus delito.


Al leer este salmo me he sentido en la obligación de escribirlo completamente debido a su belleza y a su capacidad de reflejar sentimientos y estados de ánimo que tantas veces han sido reales en mi experiencia como ser humano.

Ya el comienzo merece el silenció y la reflexión, desde lo hondo a ti clamo. Me ha hecho pensar en tantas y tantas veces que Él ha sido al único al que podía dirigirme desde mi honestidad y realidad como ser humano roto.

La mención al perdón de Dios que tantas veces me ha restaurad…