Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 18, 2017

JESÚS, RESTAURADOR 3

Estaba allí, en la sinagoga, un hombre poseído por un demonio impuro que gritaba a grandes voces: — ¡Jesús de Nazaret, déjanos en paz! ¿Has venido a destruirnos? ¡Te conozco bien: tú eres el Santo de Dios! Jesús lo increpó, diciéndole: — ¡Cállate y sal de él! Y el demonio, tirándolo al suelo delante de todos, salió de él sin hacerle ningún daño. (Lucas 4: 34-35)
Jesús restauró físicamente pero también lo hizo espiritualmente. El Maestro confrontó la ruptura en nuestra relación con Dios que el pecado había provocado. Todo aquel que comete pecado, afirmó el propio Jesús, es un esclavo del pecado. La posesión demoniaca -algo que creo firmemente que existe- es probablemente la manifestación más extrema de cómo el pecado nos ha fracturado espiritualmente, sin embargo no es la única. Satanás es denominado en la Escritura -por el propio Jesús- como mentiroso desde el principio y padre de todas las mentiras. Sigue influenciando las mentes de las personas -incluyendo las de muchos seguidores de…