Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 3, 2011

SALMO 119. W. LIBERTAD

Señor, lleguen hasta mí tu amor
y tu salvación, según tu promesa,
así responderé al que me insulta
que confío en tu palabra.
No apartes de mi boca la palabra veraz:
-oh Dios grande e inmortar-,
pues espero en tus mandamientos.
Que cumpla tu voluntad, Dios eterno,
por siempre jamás;
y camine en libertad,
buscando tus decretos.
Que hable de tus preceptos ante reyes
sin sentir vengüenza,
y me deleite en tus mandatos
que tanto amo.
Alzaré las palmas
hacia tus amados mandatos
y meditaré tus normas.


Nada más leer esta estrofa el tema de la libertad ha centrado mi atención porque aquí aparece una de las paradojas que tanto abundan en la Biblia y que entran en total contradicción con el punto de vista que se ha convertido en normativo en nuestra sociedad.

Parece contra todo sentido común el pensar que los mandamientos de Dios son los que producen libertad. De hecho, la mayoría de nosotros los percibimos como restrictivos y limitadores de la misma.

Sin embargo, mi experiencia es que cuando uso mi libertad para pe…