Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 22, 2009

PROVERBIOS 9, LA IMPORTANCIA DE RECIBIR RETROALIMENTACIÓN

Quien corrige al cínico recibe insultos, quien reprende al malvado, desprecio. No reprendas al cínico que te odiará; corrige al sabio y te amará. Dale al sabio y será más sabio; enseña al justo y aprenderá más.

Estos versículos hablan acerca de la importancia de valorar y recibir la retroalimentación. Esta es una fuente inagotable de aprendizaje y sabiduría para nosotros. Negarte a recibirla, menospreciarla, infravalorarla, descalificarla simplemente porque no nos guste o no apreciemos a la persona que nos la da es una muestra de gran necedad y nos cierra la puerta al aprendizaje y la sabiduría.

PROVERBIOS 8, QUIEN BUSCA A DIOS LO ENCUENTRA

Cuando estaba recientemente en el Camino de Santiago, me encontré con varios "buscadores perpetuos" son aquellas personas que afirman buscar a Dios pero nunca lo encuentran. Años de peregrinaje cristiano me han enseñado que muchos de ellos han hecho de la búsqueda el fin y no el medio.

Cuando los escuchas parecería que Dios, de forma despiadada, jugara al escondite con ellos, ocultándose, yendo en la dirección opuesta, despistando para no poder ser rastreado. Me cuesta imaginar a un Dios que nos ha amado hasta el extremo de hacerse como uno de nosotros para acercarse a nuestra realidad y comprendernos mejor, jugando de forma sádica con nosotros a no dejarse encontrar.

Contrasta con las palabras que leía en el capítulo 8 versículo 17, y los que me buscan me encuentran.

PROVERBIOS 7, PROTECCIÓN

Los versículos 4 y 5 de este capítulo dicen lo siguiente acerca de la sabiduría, Hermánate con la sabiduría y emparenta con la inteligencia para que te protejan. Tal vez una de las cosas más importantes de esta vida es aprenden que los mandamientos y consejos de la Palabra de Dios, desde el primero dado en Génesis capítulo 2, tienen como finalidad proteger mi vida. Sin embargo, lo cierto es que nuestra tendencia es a verlos con demasiada frecuencia como límites a nuestra libertad y nuestros deseos.