Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 15, 2011

JUAN 12. EL MINISTERIO PÚBLICO DE JESÚS 5

16 "Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna.17 Porque Dios no me envió al mundo para condenar a la gente, sino para salvar a todos. 18 "El que cree en mí, que soy el Hijo de Dios, no será condenado por Dios. Pero el que no cree ya ha sido condenado, precisamente por no haber creído en el Hijo único de Dios.

Este pasaje, primera parte de un importante discurso, habla, en mi modesta opinión, de cuatro cosas muy importantes. La primera es la motivación de Dios hacia la humanidad. La palabra que la define es la palabra amor, mejor dicho, la palabra griega agape. Agape es el amor que toma la iniciativa de buscar el bien de la persona amada. Agape es incondicional, inmerecido, sacrificial y siempre se plasma en hechos, no en lindas declaraciones de intenciones.
La segunda es propósito. Jesús no puede ser más claro, su intención no es condenar al mundo sino salvarlo. Ya es…