Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 13, 2010

SALMO 81. ESCUCHAR OTRAS VOCES

Pero mi pueblo no me escuchó,
Israel no me obedeció.
Los entregué a su corazón obstinado,
caminaron según sus antojos.
¡Ojalá me escuchara mi pueblo
y anduviera Israel por mis caminos!


Este salmo se divide en dos partes. En la primera hay una llamada a la fiesta, a la celebración en honor del Señor. Algunos autores creen que se trata de una invitación a la celebración de la fiesta de los tabernáculos que rememoraba el tiempo que Israel moraba en tiendas antes de entrar en la tierra prometida. En el contexto de esta llamada Israel es invitado a recordar y guardar los mandamientos del Señor, en especial en tenerlo a Él como único Dios y no tener otros dioses delante de Él.

En la segunda parte, se produce un contraste que rompe el aire de fiesta. El pueblo decidió no escuchar la voz del Señor y seguir sus propios antojos, caminos e instintos. En un pasaje muy corto por tres veces se indica que el pueblo decidió no escuchar la voz de Dios. En las Escrituras, la repetición es una manera de signif…