Ir al contenido principal

Entradas

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: SÚPER HÉROE

Es el mismo Cristo, que durante su vida mortal oró y suplicó con fuerte clamor, acompañado de lágrimas, a quien podía liberarlo de la muerte; y ciertamente Dios lo escuchó en atención a su actitud de acatamiento.Y aunque era Hijo, aprendió en la escuela del dolor lo que cuesta obedecer.Alcanzada así la perfección, se ha convertido en fuente de salvación eterna para cuantos lo obedecen. (Hebreos 5:7-9)

Los súper héroes tiene poderes que utilizan en beneficio de la humanidad -los que son buenos, naturalmente- y para librarse de aquellas situaciones en las que ellos mismos se ven comprometidos. Son, precisamente, esos súper poderes los que los hacen destacar por encima de los humanos normales y corrientes; sin ellos no serían más que vulgares mortales incapaces de contribuir a la salvación de la humanidad. Todos los que estamos mínimamente interesados en este fascinante mundo sabemos de qué estamos hablando.
Jesús es un súper héroe de lo más raro. Según nos explica el apóstol Pablo en su c…
Entradas recientes

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: IGUAL QUE LOS DEMÁS

Puesto que también él es presa de mil debilidades, está en disposición de ser compasivo con los ignorantes y extraviados, y debe ofrecer sacrificios tanto por los pecados del pueblo como por los suyos propios. (Hebreos 5:2)

Antes de ofrecer sacrificios por el pueblo el sumo sacerdote debía hacerlo por sus propios pecados. Veo que es algo tremendamente pedagógico; el sacerdote debía de afrontar, reconocer y pedir perdón por su realidad como ser humano pecador y necesitado de la gracia y el perdón de Dios. Sólo desde su miseria estaba en condiciones de ser de bendición para los otros. Desde su propia realidad pecadora podía entender a los demás pecadores, podía ser bondadoso y misericordioso con ellos de la misma manera que el Señor lo había sido con él. El lidiar primeramente con su propio pecado le impedía caer en la tentación de sentirse superior a otros, mejor como ser humano, más espiritual que el resto de los mortales. Se podía ver a sí mismo identificado en el pecado de los demás …

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: GRACIA

Trono de gracia, seguros de encontrar la misericordia y el favor divino en el momento preciso. (Hebreos 4:16)

¡Qué bueno poder acercarnos a Jesús sabiendo que es empático! ¡Qué bien saber que ante Él nos podemos sentir confiados, es decir, seguros! Pero, una vez ante su presencia, ¿Qué podemos esperar? El anónimo autor del libro de Hebreos nos lo dice con claridad, con Jesús nos vemos sorprendidos, no sólo por una gran empatía, sino también por una escandalosa gracia. Habitualmente, en la Biblia, el trono está vinculado con la justicia de Dios. El Señor, sentado en su trono, imparte juicio y justicia, dando a cada uno según su merecido. El trono que es mencionado en Hebreos es diferente, se trata de un trono de gracia; se trata de un trono donde no somos juzgados, sino somos tratados con aceptación, amor, misericordia. Donde no recibimos el trato que merecemos, sino aquel que necesitamos. Donde, en definitiva, somos acogidos no debido a lo que somos, sino a pesar de ello. 
Cuando uno se…

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: SEGUROS

Acerquémonos, pues, llenos de confianza a ese trono de gracia. (Hebreos 4:16)

Confianza es la medida en que nos sentimos seguros con alguien. Seguros con sus motivaciones, pensamientos y actitudes hacia nosotros. No podemos vivir sin confianza, sin sentirnos seguros en las relaciones. Vamos al doctor y necesitamos confiar que la información que nos dará es cierta. Si llevamos el automóvil al mecánico confiamos, o necesitamos confiar, en que no nos estará engañando respecto a lo que el coche necesita. Así, podemos identificar multitud de situaciones en la vida en las que precisamos esa seguridad en el otro. Al mismo tiempo, todos hemos experimentado en alguna ocasión la desazón que produce el sentirnos inseguros, el no poder confiar.
La Palabra nos dice con respecto a Jesús -el empático- que nos podemos acercar a Él, no con confianza, sino ¡LLENOS! de confianza; es decir, llenos de seguridad, sin ningún tipo de miedo, incerteza, preocupación acerca de cuáles son sus actitudes, pensamient…

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: EMPÁTCO

No tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, excepto el pecado, ha experimentado todas nuestras pruebas. (Hebreos 4:15)

La idea de un Dios capaz de empatizar con nosotros, literalmente, ponerse en nuestra piel, en nuestros zapatos, era totalmente ajena al mundo antiguo, incluido el judaísmo. El Señor era ante todo santo, en el sentido de diferente, de pertenecer a una esfera de la vida totalmente aparte del ser humano; sin ningún tipo de participación en la experiencia humana. Era incapaz de ello, tal y como indica William Barclay, porque era Dios.
El pensamiento griego, siempre según el mismo autor, estaba todavía más alejado del modelo que presenta Jesús. Los estoicos, los filósofos de más altos vuelos, consideraban que la característica más definitoria de la deidad era la apatía, entiendo por tal, la incapacidad divina para sentir algo. Si los dioses sintieran algo significaría que podían ser influenciados por los humanos y, consecuentem…

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: SIN TAPUJOS

Ninguna criatura se le oculta a Dios; todo está desnudo y descubierto a los ojos de aquel ante quien debemos rendir cuentas. (Hebreos 4:13)

Desde que Adán y Eva ocultaron su desnudez por medio de hojas higuera, los seres humanos hemos desarrollado con gran exquisitez y sofisticación el complejo arte de cubrir nuestra realidad con apariencias. Somos muy conscientes de que si esta saliera a relucir podría ser, en muchos aspectos, catastróficos para nosotros y para los demás. Por eso, como indicaba antes, hemos desarrollado todo tipo de estrategias para que ciertas cosas no sean evidentes; incluso llegamos a engañarnos a nosotros mismos y acabamos creyéndonos -a fuerza de repetición- nuestras propias mentiras.
Por eso este pasaje de Hebreos resulta tan curioso. Cuando el escritor habla de estar desnudo ante Dios utiliza la palabra griega que describía la práctica de deporte por parte de los atletas helenos. Es bien sabido que lo hacían totalmente desnudos y, consecuentemente, no había nada…

CONOCER EL LIBRO DE HEBREOS: PONER AL DESCUBIERTO

Poniendo al descubierto los más secretos pensamientos e intenciones. (Hebreos 4:12)

La Palabra de Dios tiene poder por sí misma; por esta razón es arriesgado ponerse a su alcance. Cuando nos exponemos a ella nunca sabemos qué puede suceder en nuestras vidas. El anónimo autor de este libro indica que tiene la capacidad de poner al descubierto nuestros pensamientos y sentimientos más íntimos y profundos. No se queda en la superficie, no se queda varada en lo aparente, va como un rayo láser a la raíz de las cosas y las pone de manifiesto. 
Para aquel que busca caminar cerca del Señor y amoldarse a su voluntad esto es, aunque pueda resultar doloroso en ocasiones, tremendamente útil. La Palabra nos va mostrando nuestra realidad y, consecuentemente, nos va proveyendo de oportunidades para poder trabajar sobre ella. Para aquel que no quiere aceptar esa voluntad y someterse a la misma, puede encontrar en la Palabra una molestia constante y producir una respuesta de evitarla o ignorarla o ambas …