Ir al contenido principal

Entradas

MÁS SOBRE EL CORAZÓN ENDURECIDO

Procurad, hermanos, que ninguno de vosotros tenga un corazón incrédulo y perverso que lo aparte del Dios viviente.Más bien exhortaos unos a otros día tras día mientras dura ese “hoy”, para que la seducción del pecado no endurezca vuestras conciencias.Porque sólo si mantenemos firme hasta el fin la confianza del principio, compartiremos la suerte de Cristo. (Hebreos 3:12-14)

Una rápida lectura del pasaje nos resalta tres verdades principales: El pecado tiene un poder seductor. Obvio, es atractivo; si no lo fuera nadie pecaría, ni siquiera nosotros los que somos seguidores de Jesús. Segunda verdad, esa seducción tiene un efecto acumulativo que puede traer como consecuencia que nos alejemos de Dios. Poco a poco, paso a paso nuestro corazón, como en la fotografía, se va blindando y volviéndose menos y menos receptivo a la voz e influencia del Señor. Tercera verdad, necesitamos un entorno saludable en el que otros seguidores del Maestro nos exhorten -y nosotros lo podamos hacer con otros- p…
Entradas recientes

PRECAUCIÓN, CORAZONES DUROS

Por eso, como dice el Espíritu Santo: Cuando hoy escuchéis la voz del Señor, no cerréis a cal y canto el corazón como hicieron los que se rebelaron en el desierto el día de la prueba. Allí fue donde vuestros antepasados intentaron ponerme a prueba a pesar de haber experimentado mis maravillas. (Hebreos 3:7-10)

El escritor de Hebreos usa el salmo 95 para lanzarnos a nosotros la advertencia de que no permitamos que nuestro corazón se endurezca. El salmista hace referencia a dos de los muchos episodios de desobediencia, incredulidad y rebelión que vivió el pueblo de Israel durante su tránsito desde Egipto a la tierra prometida. Episodios, que a la postre, le impidieron poder disfrutar de la misma.  Nosotros corremos el mismo peligro que corrió Israel, a saber, que no prestemos oído a la voz del Señor y, consecuentemente, nuestro corazón se vaya endureciendo; se cierre a cal y canto según la versión que utilizo.
El corazón endurecido es un lugar común en la Escrituras. Vale la pena señalar q…

EL DIOS HUMANO

Por eso tenía que ser en todo semejante a los hermanos, ya que de otra manera no podría ser un sacerdote compasivo y fiel en las cosas que se refieren a Dios, ni podría obtener el perdón de los pecados del pueblo. Precisamente porque él mismo fue puesto a prueba y soportó el sufrimiento, puede ahora ayudar a quienes están siendo probados. (Hebreos 2:17-18)

Una de las razones por las que soy un seguidor de Jesús es por su encarnación. Algo sin precedentes en las religiones de todo el mundo. Nunca se ha oído hablar de un Dios que deje su condición divina, tome forma humana y viva y experimente la realidad de ser un ser humano como lo somos nosotros. Jesús, como más adelante vuelve a insistir el anónimo escritor de esta carta, ha experimentado todas las dimensiones de la experiencia humana, a excepción del pecado pero incluyendo la muerte. 
De poco me serviría a mí un Dios que nunca se haya puesto en mis zapatos. Poca confianza podría desarrollar en mí alguien que siempre ha estado ausente…

NADIE ES SUPERIOR A JESÚS

Se sentó junto al trono de Dios en las alturas y ha venido a ser un valedor tanto más poderoso que los ángeles, cuanto es más excelente el título que ha recibido en herencia. (Hebreos 1:3-4)

Al comienzo de su carta nuestro anónimo autor ya estableció la superioridad de Jesús sobre los antiguos profetas. En los versículos siguientes -de los cuales he entresacado estos dos- reafirma la superioridad del Señor sobre los ángeles. En tiempos de Jesús ya se había consolidado una creencia que poco a poco se fue desarrollando en el judaísmo. La trascendencia de Dios se iba acrecentando y, consecuentemente, su distancia con relación a los hombres. Dios era cada vez más inaccesible y, por tanto, se veía la necesidad de que hubieran intermediarios entre Él y los hombres. Esto dio lugar al desarrollo de la angeología, la doctrina de los ángeles. Estos se convirtieron en seres espirituales que de alguna manera mediaban y trabajaban entre el Señor y los mortales. Sin excesiva base bíblica esta doctri…

JESÚS, IMAGEN PERFECTA DE DIOS

El Hijo, que siendo reflejo resplandeciente de la gloria del Padre e imagen perfecta de su ser... (Hebreos 1: 3)

En Éxodo capítulo 20 Dios prohibe que nos hagamos imágenes y las adoremos. Este siempre ha sido un clásico argumento evangélico en contra de los católicos y su culto o veneración de las imágenes. Para mí, sin embargo, son mucho más peligrosas, dañinas e influyentes las imágenes mentales que nos hacemos de Dios. En muchas ocasiones, no nos relacionamos con el auténtico y genuino Dios, sino más bien con aquel que nos hemos creado. Primero lo creamos y luego lo veneramos. Así tenemos el dios de la teología de la prosperidad, el dios tribal que ama más a unos países que a otros, el dios justiciero que espera con ansia el día del juicio final para darnos el castigo que merecemos, el dios denominacional, el dios fundamentalista, el dios que ama más a los israelitas que a los palestinos, el dios capitalista, el dios...
¿Cuán parecido al auténtico Dios es mi dios? ¿Cómo realmente es …

SALVAR AL HERMANO

Hermanos míos, si uno de vosotros se aleja de la verdad y otro lo vuelve al buen camino, sabed que aquel que convierte de su extravío a un pecador, lo salvará de la muerte y alcanzará el perdón para un sinfín de pecados. (Santiago 5:19-20)

El refrán castellano afirma que, del árbol caído todo el mundo hace leña; viene a decir cuán fácil es añadir más daño a aquel que, por las razones que sean, aunque se lo haya buscado él mismo, pasa por una situación difícil. Ya Pablo nos advirtió que seamos sensibles con aquel que cae, nosotros estamos a un paso de caer también. Si nos mantenemos firmes es por la pura misericordia del Señor. La Escritura también afirma en variadas ocasiones lo importante que es tener una actitud compasiva y restauradora hacia el caído. Se nos advierte que con la medida que midamos nos medirán a nosotros. Finalmente, Jesús enseñó en las bienaventuranzas que los que practican misericordia recibirán, ellos mismos misericordia. Ante el que cae y se desvía lo más fácil y …

EL PELIGRO DEL SILENCIO

Reconoced, pues, mutuamente vuestros pecados y orad unos por otros. Así sanaréis, ya que es muy poderosa la oración perseverante del justo. (Santiago 5:16)

Hay dos posibles interpretaciones para este pasaje. Una es clásica, todos sabemos que si hemos ofendido a alguien no basta con pedirle perdón a Dios, hemos de hacerlo también con la persona ofendida. Es más fácil pedirle perdón al Señor que hacerlo al prójimo, eso es evidente.
Pero me atrevo a aventurarme en otra posible interpretación en la que no es necesario que el lector esté de acuerdo. Es mi firme convicción que el silencio alimenta y hace aumentar el poder del pecado. Todos tenemos en nuestras vidas áreas oscuras de pecado. La vergüenza acerca de ellas hace que permanezcan ocultas y nunca salgan a la superficie. Nos mantenemos en silencio porque no sabemos qué podría pasar en el hipotético caso que decidiéramos verbalizar nuestra situación. ¿Cómo reaccionaría la gente ante mi pecado? ¿Qué idea se harían de mí? ¿Cómo manejarían…