Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 26, 2017

SED

Todo el que bebe de este agua volverá a tener sed; en cambio, el que beba del agua que yo quiero darle, nunca más volverá a tener sed sino que ese agua se convertirá en su interior en un manantial capaz de dar vida eterna. (Juan 4:13-14)
Estas fueron las palabras que Jesús le dirigió a la mujer de Samaria junto al pozo. En un principio la samaritana confundió los términos de la conversación y se centró en lo aparente: el agua y la sed física. Amorosamente Jesús fue reconduciendo la plática hacia lo realmente importante, la sed de sentido, propósito y significado que anida en el corazón de todo ser humano. Una lectura completa del capítulo 4 nos mostrará que aquella mujer buscó en la relación con los hombres el amor, la ternura, la acogida, el cariño, la protección que precisaba. Yendo de relación en relación trató de calmar una sed que sólo se apagaba de forma temporal y después resurgía con mayor ímpetu y sentido de vacío.
Como aquella mujer todo ser humano tiene una sed de propósito, …