Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 20, 2010

SALMO 4: ANGUSTIA

Dios y defensor mío,
¡Contéstame cuando te llame!
Tú, que en mi angustia me diste alivio,
¡Ten compasión de mí y escucha mi oración!

No sabemos si este salmo está relacionado con el anterior, es decir, escrito con motivo de la persecución que Absalón tenía sometido a su padre David. En cualquier caso se trata de un salmo que refleja angustia.

Los estudiosos del hebreo dicen que el original transmite la idea de alguien que está acorralado en un rincón y rodeado de enemigos por todas partes. Hay muchas personas en mi entorno que creo que se sienten así y experimentan esta misma situación que, sin duda, produce mucha angustia.

El salmo es una invitación, como tantas otras, a ser realistas con nuestra situación y presentarla delante del Señor. En este mismo salmo y en multitud de otros pasajes de las Escrituras hay la promesa de que nuestro Dios escucha, no se desentiende y está al tanto de nuestra situación.

Pero ni este salmo ni en ninguna parte de la Escritura se nos dice que Dios nos librará…