Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 15, 2018

EL PELIGRO DEL SILENCIO

Reconoced, pues, mutuamente vuestros pecados y orad unos por otros. Así sanaréis, ya que es muy poderosa la oración perseverante del justo. (Santiago 5:16)

Hay dos posibles interpretaciones para este pasaje. Una es clásica, todos sabemos que si hemos ofendido a alguien no basta con pedirle perdón a Dios, hemos de hacerlo también con la persona ofendida. Es más fácil pedirle perdón al Señor que hacerlo al prójimo, eso es evidente.
Pero me atrevo a aventurarme en otra posible interpretación en la que no es necesario que el lector esté de acuerdo. Es mi firme convicción que el silencio alimenta y hace aumentar el poder del pecado. Todos tenemos en nuestras vidas áreas oscuras de pecado. La vergüenza acerca de ellas hace que permanezcan ocultas y nunca salgan a la superficie. Nos mantenemos en silencio porque no sabemos qué podría pasar en el hipotético caso que decidiéramos verbalizar nuestra situación. ¿Cómo reaccionaría la gente ante mi pecado? ¿Qué idea se harían de mí? ¿Cómo manejarían…