Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 24, 2019

LA DIGNIDAD QUE TE CONCEDE JESÚS

Que Cristo habite, por medio de la fe, en el centro de vuestra vida. (Efesios 3:17)

Un palacio no le concede ni le añade ninguna dignidad a un rey. Al contrario, allá donde el rey está el lugar se convierte en un palacio, y el sitio, por mísero que sea, se eleva a una dignidad extraordinario porque ésta emana de la mera presencia del rey en aquel lugar. El espacio físico más importante de la historia de la humanidad no ha sido un palacio, un templo, un castillo o una hermosa residencia; lo fue un establo donde el Creador y sustentador del universo nació, rodeado de animales y suciedad. Sin embargo, aquel lugar quedó investido de una dignidad del más alto rango y nivel por la presencia de Dios en el mismo. Una dignidad que nada podía superar.
Como la Biblia nos enseña, Dios ha decidido habitar en nuestras vidas, convertirlas en su palacio. Hemos de entenderlo bien. No es la dignidad que poseemos lo que ha movido al Señor a habitar en nosotros. Antes al contrario, a pesar de no tener las …