Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 24, 2010

BUSCANDO A JESÚS CON PERSISTENCIA

He comenzado la lectura del capítulo 2 de Mateo, concretamente los versículos del 1 al 12. Este pasaje narra un episodio muy conocido, la visita de los sabios de oriente en busca de Jesús.


Dos cosas me han llamado la atención. La primera, la persistencia de aquellos hombres en buscar al Mesías. Viajaron un gran distancia, los comentaristas piensan que venían de Persia, la actual Irán. Otros estudiosos afirman que quizás desde China, en un viaje de meses o tal vez años, en busca de alguien a quien no conocían, de quien únicamente tenían indicios.

Es un reto para mí y me pregunto mi capacidad de persistir en la búsqueda de Jesús, en conocerlo mejor, en parecerme más a Él en mi forma de vivir y pensar, en mi carácter, en mi imitación de Él, en él siguimiento de las cosas que para Jesús son importantes, la santidad, la justicia, la construcción del Reino.


La segunda cosa, el hecho de que nuevamente Dios habla de maneras inesperadas. En dos capítulos, dos veces habla a la gente por medio de …

MESÍAS, SALVADOR, DIOS CON NOSOTROS

Los versículos 18 al 24 del capítulo 1 de Mateo hablan acerca del anuncio del nacimiento hecho por el ángel tanto a María como a José su esposo.

Hay dos cosas que me han llamado la atención. La primera, se trata de la manera directa en que Dios habla a ambos. A uno por medio de una aparición y al otro por medio de sueños. Por alguna razón, nosotros, los creyentes contemporáneos del mundo occidental hemos renunciado a que Dios pueda hablarnos de otra manera que no sea la Biblia. Me pregunto si no nos estamos perdiendo manifestaciones de Dios simplemente porque no encajan con nuestra teología, como si Dios tuviera que estar limitado por esta.

La segunda, es que en esos simples versículos se habla de tres de los nombres de Jesús. Se le denomina Mesías, que tiene que ver con la restauración de las cosas al estado primitivo previo al pecado. Se le llama Jesús, que tiene que ver con su faceta de salvador. Finalmente, se le llama Emmanuel, Dios con nosotros. Nuevamente se enfatiza el aspecto c…