Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 7, 2011

SALMO 119. Y. COMPASIÓN

Tus manos me hicieron y me plasmaron,
instrúyeme y aprenderé tus mandatos.
Me miran los que te respetan
y se regocijan,
porque he confiado en tu palabra.
Señor, bien sé
que tus mandamientos son justos,
que con razón me humillaste.
Que tu amor sea mi consuelo
según prometiste a tu siervo.
Que me alcance tu compasión, y viviré,
porque tu ley es mi delicia.
Sean confundidos
los orgullosos que me calumnian,
yo meditaré tus decretos.
Vuelvan a mi los que te honran:
que conozcan tus preceptos.
Sea mi corazón íntegro en tus normas,
así no quedaré avergonzado.


Leyendo esta estrofa del salmo 119 mis ojos fueron directos a la palabra compasión. Pensaba en cuál es la diferencia entre términos como, compasión, misericordia, lástima y otros similares. De alguna manera todos ellos son producidos por una situación de necesidad, abandono, desamparo o postración de otro ser humano.

Pero aunque una determinada situación puede producir estos diferentes sentimientos, hay matices esenciales e importantes entre ellos. El más …