Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 17, 2011

SALMO 138. NO ABANDONES

El Señor acabará lo que ha hecho por mí.
¡Señor tu amor es eterno!
¡No abandones la obra de tus manos!


Este, como muchos otros, es un salmo de acción de gracias que concluye con una afirmación y una petición. La afirmación es, por un lado, la confianza en que la obra comenzada por Dios en mi vida será llevada a buen término. Por otro, es acerca del amor del carácter eterno, inagotable, inacabable, incombustible del mismo. La petición expresa el deseo y la necesidad de no ser abandonados por Dios.

El Señor tiene el compromiso de acabar su obra en mí, sin embargo, yo tengo la responsabilidad de no obstaculizarla, de no poner impedimentos, de alinearme con ella para favorecerla y darle espacio. Hay que acabar con esa pseudo teología que afirma que nosotros somos agentes pasivos del trabajo de Dios y que no hay que esforzarse, luchar, trabajar, obrar en definitiva. Viene a mi mente la afirmación de Pablo a Timoteo, esfuérzate en la gracia. ¡Vaya aparente contradicción!

Señor, no nos abandones.…