Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre 21, 2016

SALMO 22 /2 / POR FE

Porque no despreció ni rechazó el dolor del afligido; no le ocultó su rostro, sino que lo escuchó cuando clamaba. (Salmo 22:25)

¡Qué importantes son las percepciones! En ocasiones, no tienen nada que ver con la realidad. Nuestro cerebro nos envía una falsa señal en base a esa percepción y generamos un determinado estado de ánimo -seguridad, certeza, tranquilidad, miedo, ansiedad, desconfianza- que no necesariamente está fundamentado en hechos objetivos sino en percepciones subjetivas. Recuerdo, a modo de ejemplo, caminando con total tranquilidad y solo por un mercado en uno de los barrios más peligrosos de una ciudad centroamericana. Mi percepción era de total tranquilidad y seguridad; no desconfié de nada ni de nadie. Sin embargo, después supe por medio de mis anfitriones, la temeridad de mi acción y el peligro real en que me había puesto a mí mismo ¡Cuestión de percepciones!
Pienso que con Dios sucede lo mismo; nuestra percepción de Él -subjetiva- no tiene nada que ver con quién es Él…