Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre 20, 2016

SALMO 22/ ABANDONADO

Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado? Estás lejos mi salvación y son mis palabras un gemido. Dios mío te llamo de día y no me respondes, de noche y no encuentro descanso. (Salmo 22:2-3)

El salmista no duda de la existencia de Dios; si así fuera ¿Qué sentido tendría clamar a Él? David expresa su experiencia de sentirse abandonado de parte de Dios; clama por el silencio del Señor ante su dolor y su sufrimiento, y cómo ese silencio añade más carga si cabe a su estado, a su situación. El hecho de que estas palabras aparezcan en la Biblia y formen parte del texto inspirado nos legitiman para ser honestos y transparentes con Dios y poder verbalizar esa sensación de abandono y dolor por su silencio, si es que se da el caso de que lo estamos experimentando. Pero además, resulta que fueran las palabras iniciales del salmo las que usó Jesús cuando estuvo clavado en la cruz. Fue este salmo el que le ayudó a poder verbalizar el sentimiento de desamparo y abandono que estaba experimentand…