Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 22, 2010

SALMO 6. ABATIMIENTO

Los comentaristas identifican este salmo como el primero de lo llamados "penitenciales". Los otros son el 6, 32, 38, 51, 102, 130 y 143. Expresan la oración de una persona profundamente abatida y hundida y, sin duda, a lo largo de los siglos han servido para dar palabras a las oraciones de aquellos que, en su abatamiento, carecían de las mismas.

Hay un punto de climax en la tristeza del salmista cuando afirma:

Señor, apiádate de mi que estoy débil;
fortaléceme, pues me siento sin fuerzas
y estoy profundamente abatido.
Señor, ¿Hasta cuándo?

El salmista es honesto con Dios y esta es la primera lección que el salmo me enseña, con Dios puedo ser yo mismo y no necesito ser "espiritual". A Él le puedo expresar las cosas tal y como las vivo y las experimento, tal y como yo las veo. Dios me permite ser humano y compartir con Él mi abatamiento sin que eso sea percibido como falta de confianza.

La segunda lección que me ha enseñado el salmo viene de la expresión, ¿Hasta cuándo? Es …