Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 6, 2011

SALMO 119. T. DISCERNIR

Trataste bien a tu siervo,
Señor, según tu palabra.
Enséñame a discernir y entender,
porque confío en tus mandatos.
Antes de la humillación, erraba
pero ahora cumplo tu instrucción.
Tú, que eres bueno y bienhechor,
enséñame tus leyes.
Unos soberbios me difaman con mentiras;
pero yo guardo de corazón tus decretos.
Como grasa se ha embotado su corazón,
pero yo me deleito en tu voluntad.
Me vino bien haber sido humillado,
así aprendí tus órdenes.
Es más valiosa la ley de tu boca
que mil monedas de oro y plata.


La palabra que ha llamado mi atención en mi lectura matutina de los salmos ha sido discernir. He ido al diccionario para averiguar el sentido exacto del término y he leído que significa, distinguir una cosa de otra siendo consciente de la diferencia entra ambas. Me ha gustado este último matiz, tener conciencia de la diferencia entre ambas.

Llevo años trabajando con personas y una de las cosas que he notado es la creciente complejidad de la vida. El mundo, en todas sus dimensiones, económicas, soci…