Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 28, 2014

CUARESMA DÍA 24

El ciego, arrojando su capa, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le preguntó: —¿Qué quieres que haga por ti? Contestó el ciego: —Maestro, que vuelva a ver. (MARCOS 10:50, 51 BLPH)
Preguntarle a un ciego qué es lo que desea parece, sin lugar a dudas, una redundancia total e innecesaria, pues evidente lo que un ciego quiere y la pregunta de Jesús carece de sentido o al menos, eso nos puede parecer a nosotros porque nos proyectamos en el ciego y es lo que nosotros pediríamos si estuviéramos en su lugar.
Pero, una vez más, las preguntas de Jesús tienen como finalidad el llevarnos a una reflexión profunda, algo que es evidente una vez que vamos más allá de lo evidente y lo superficial. La pregunta me fuerza a pensar en qué es lo auténticamente importante para mí, qué es lo que yo le pediría a Jesús si me hiciera a mí esa pregunta. 
Al enfrentarme a la misma tengo que hacer un repaso de mí mismo y de aquello que más anhelo y deseo por encima de cualquier otra cosa. En mi caso no pediría n…