Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 5, 2009

EL SEÑOR ES MI BASTIÓN

Llego al final del segundo libro de Samuel, termina con un salmo de David de reconocimiento al Señor, incluyo unos breves párrafos:

El Señor es mi bastión,
mi baluarte, mi salvador;
es mi Dios, la fortaleza en que me resguardo;
es mi escudo mi refugio
y mi defensa;
el salvador que me libra
de los violentos

Al leer estas afirmaciones he pensado en Dios y en todo lo que es para mi vida y sólo se me ocurre darle gracias, mostrarme profundamente agradecido porque, todo lo dicho por David, ha sido una realidad en mi vida y así lo he experimentado. El Señor ha sido un gran refugio en tantos y tantos momentos de angustia y desesperación.

Por cierto, la imagen del castillo corresponde a Loarre, en el pre-Pirineo aragonés.