Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre 17, 2010

SALMO 56. CUANDO TEMO

Cuando temo, confío en ti.
En Dios, cuya palabra alabo,
en Dios confío y no temo,
¿Qué podrá hacerme un mortal?


Como tantos otros salmos del salterio este es uno de confianza. Como muchos otros está elaborado siguiendo una estructura que tiene tres partes: la presencia del enemigo, las penalidades y sufrimientos del justo y, finalmente, la intervención de Dios.

Este es también un esquema vital que se da en mi vida una y otra vez, las circunstancias adversas o contrarias, el sufrimiento que producen y, de nuevo, finalmente, la experiencia de la presencia y el cuidado de Dios. Si fuera atrás en mi vida podría ver una y otra vez este esquema dándose en mi proyecto vital.

Lo que el salmo me ha planteado y ha significado un desafío para mí es en qué o quién confiar cuando las circunstancias adversas, algo totalmente inevitable, alcanzan mi vida. En situaciones así hay que decidir qué o quién será nuestro refugio, en qué o quién confiaremos y nos dejaremos ir.

La invitación del salmo y, naturalmen…