Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 10, 2011

SALMO 131. COMO UN NIÑO

Señor, mi corazón no es engreido,
ni mis ojos altaneros;
no persigo grandezas
ni prodigios que me superan.

Calmo y silencio mi anhelo
como un niño junto a su madre,
como un niño junto al Señor.

¡Espere Israel en el Señor,
ahora y por siempre!


Es un salmo corto y tierno. Afirma que uno puede sentirse como un niño junto a su madre. La idea transmite paz, seguridad, serenidad, descanso y protección, entre otras cosas.

Hace un par de meses un amigo me indicaba la tranquilidad con la que sus hijos afrontan el futuro. No tienen miedo de qué pasará. Están seguros que su papá está ahí y que proveerá para todas sus necesidades. Ni tan sólo se les ha pasado por la cabeza que pudiera ser de otra manera.

Al leer las palabras del salmo ha venido a mi mente esa conversación y me ha hecho pensar cómo me siento yo con respecto al presente y al futuro. Me preguntaba si puedo sentirme como un niño en brazos de su madre con todo lo que ello implica. Pero lo cierto es que así es como me invita el poeta a sentirme, …