Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 9, 2018

¿DE QUIÉN ES LA CULPA? 2

Cada uno es puesto a prueba por su propia pasión desordenada, que lo arrastra y lo seduce. Semejante pasión concibe y da a luz el pecado; y éste, una vez cometido, origina la muerte. (Santiago 1:14-15)

Según indica Santiago nosotros somos responsables. Es bien cierto que no podemos evitar la tentación; salvo que seamos de plástico estamos expuestos a la misma. Esta encuentra en nosotros actitudes, deseos, inclinaciones, intereses, heridas y muchas otras cosas a las cuales puede apelar. El pecado juega un juego de seducción, como lo hizo con Adán y Eva, y es nuestro libre albedrío el responder a la misma de una manera u otra. Martín Lutero, el reformador, afirmaba que no podemos impedir que los pájaros revoloteen sobre nuestras cabezas -la tentación-, pero sí impedir que aniden en ellas -el pecado-.
La tentación genera en nosotros un estímulo que si respondemos al mismo acaba arrastrándonos al pecado y éste siempre genera muerte. Al hablar de muerte hablamos en términos amplios; no estam…