Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 16, 2009

ENCONTRAR SABIDURÍA

En medio de las acusaciones y defensas de Job y sus amigos aparece el curioso capítulo 28 de libro de Job.

Se trata de una enconada defensa del valor, importancia y necesidad de adquirir sabiduría. El autor del libro de Job compara la obtención de tan preciado bien con el arduo trabajo de las minas.

Primero se habla de lo valiosa que es la sabiduría, más que todo tipo de metales preciosos. Después, se indica, que del mismo modo que hay que esforzarse bajando a lo más profundo de la tierra para obtenerlos, así hay que trabajar denodadamente y con gran esfuerzo para obtener los beneficios de la sabiduría.

Me ha hecho pensar en tantos de mis amigos cristianos que buscan la sabiduría, la inteligencia, la madurez, pero que no están dispuestos a pagar el más mínimo precio por ello, ni siquiera el "costoso" precio de pasar unos minutos leyendo y pensando en la Palabra de Dios.

LO QUE NECESITO ES COMPASIÓN, NO JUICIO

En el capítulo 19, versículo 21, Job le pide a sus amigos, tened compasión de mí, amigos míos, porque Dios ha dejado caer su mano sobre mí.

Cuando nuestros amigos sufren lo que esperan y necesitan de nuestra parte es compasión. Nuestra tentación, en ocasiones, puede ser juzgar, condenar, reprender, moralizar... Pero, si fuera pertinente y necesario todo esto, ya habría lugar y momento para hacerlo, ya que todo, tal y como afirma la Escritura, tiene su tiempo y lugar, y hay uno que es el apropiado tan sólo para la compasión y es preciso ser sensible, reconocerlo y aprovecharlo.

SI YO ESTUVIERA EN TU LUGAR

Vuelvo a publicar después de tres semanas en el Camino de Santiago y sin acceso a Internet.

He leído el capítulo 16 del libro de Job y en el versículo 4, en respuesta a las ya sabidas acusaciones de sus amigos, Job indica, si estuviérais ahora en mi lugar también yo hablaría como vosotros. Esta sencilla frase de Job habla acerca de lo fácil que es emitir juicios y dar consejos cuando las cosas se ven desde la barrera y nunca las has experimentado en carne propia. Sin embargo, tener que vivir eso mismo en nuestra propia experiencia humana y personal hace que cambie totalmente la perspectiva. Dicho de otro modo, no hay como una buena dosis de realidad para cambiar nuestra manera de ver la vida y obligarnos a reflexionar sobre las cosas.