Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 25, 2016

SALMO 1/ NUTRIRSE/

Es como un árbol plantado junto al arroyo: da fruto a su tiempo y no se secan sus hojas. (Salmo 1:3)

Sin nutrición no hay vida; ésta no se puede mantener sin un aporte adecuado y continuado de alimento. Comemos, como mínimo, tres veces al día y esos alimentos nos permiten continuar adelante con nuestro proyecto vital y con nuestras actividades. Tenemos necesidades intelectuales y, por eso, leemos y nos alimentamos con otros productos que nutren nuestro intelecto. También tenemos necesidades sociales y emocionales que tratamos de satisfacer por medio de relaciones significativas con personas que nos alimenten en ambas áreas. Constantemente hemos de estar renovándonos, nutriéndonos en las diferentes áreas de nuestro ser porque la vida desgasta y precisa de esos aportes para sobrevivir. El árbol necesita del agua y los nutrientes minerales del suelo para sustentar su vida.
Pero también tenemos necesidades espirituales que, con demasiada frecuencia, desatendemos y debido a ello muchos creye…