Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 4, 2019

MIEDO Y VULNERABILIDAD

Escuchadme, casa de Jacob, resto de la casa de Israel, que os llevé desde el seno materno, que os transporté desde el vientre: hasta que seáis viejos seré el mismo, hasta que seáis ancianos os sostendré; os he llevado y os llevaré, os sostendré y os salvaré. (Isaías 46:3-4)

Desde que entendí, asumí comprendí, ¡Cualquiera que sea la forma de expresarlo! que iba a toda velocidad hacia la vejez, tercera juventud, edad dorada o cualquier otro de los subterfugios que se usan para describirla, ciertas emociones o estados de ánimo me han acompañado y se han hecho presentes de tanto en tanto. Estoy convencido de que los mismos ya no me abandonarán, serán inseparables compañeros de una nueva etapa de la vida y, por un lado tendré que acostumbrarme a vivir con ellos y, por otro, tendré que ejercitar la capacidad de gestionarlos. Estoy hablando del miedo y de la vulnerabilidad. Miedo a muchas cosas, la enfermedad, el dolor, el sufrimiento, la limitación en la capacidades, la restricción o empeque…